Las cerraduras embutidas

Si os habíais preguntado qué son las cerraduras embutidas, en este artículo os daremos toda la información que necesitáis saber sobre ellas. En primer lugar, las cerraduras embutidas son aquellas que podemos encontrar en el lateral de las puertas empotradas o embutidas. Se caracterizan, además, por ser muy discretas, ya que la mayor parte de su estructura está en el interior de la puerta. Solo es posible ver la parte donde hay que introducir la llave, lo demás, permanece oculto.

Sin embargo, dentro de este tipo de cerradura hay una serie de subcategorías por las que podréis apostar a la hora de querer adquirir una de estas. Así, por ejemplo, podéis apostar por instalar en vuestra puerta una cerradura embutida de seguridad. Además, esta variedad de cerraduras se caracteriza por contar con un excelente sistema de autobloqueo en el momento en que esta pueda ser manipulada. Claro está, estas cerraduras suelen ser un poco más costosas que las tradicionales, y por ello deberéis valorar si realmente os interesa realizar esta inversión.

¿Qué cerradura embutida comprar?

En primer lugar, es importante que tengáis en cuenta el asunto del presupuesto para la compra de una de estas cerraduras. Así, dependiendo del modelo los costos pueden variar. Recordad que, para tener una alta calidad de seguridad, hay que gastar un poco más.

A la hora de comprar una cerradura embutida es importante que esta incluya en su sistema el antibumping, para así impedir que el ladrón pueda forzar la puerta con esta técnica conocida por casi todos los ladrones. Además, es recomendable que incluya el sistema anti ganzúa, anti palanca, entre otros.

Intentad comprar una cerradura que sea fabricada por una marca de prestigio, no porque sean de una marca importante, sino porque estas son más seguras que las marcas menos conocidas. Una de sus ventajas es que son diseñadas por los mejores profesionales y expertos. Evitad un susto en el futuro. Sin embargo, si vuestro cerrajero os recomienda una marca no muy conocida, entonces podéis proceder a instalarla.

¿Cómo puedo instalar una cerradura embutida?

Si sois de los que le gusta ahorrar y prefiere ahorrarse la factura de un cerrajero por la instalación de vuestra cerradura, entonces debéis saber que podéis instalarla por vuestra cuenta. Claro está, debéis tener cuidado durante la instalación para que la protección de la cerradura sea completa y no tenga un punto débil para los ladrones.

En primer lugar, aseguraos de tener a la mano todas las herramientas que necesitéis para realizar la instalación. Por lo tanto, os recomendamos tener cerca un destornillador, una lima, una taladradora con brocas para madera y otras para metal, un metro, una corona dentada, un formón y sobre todo la cerradura que queráis instalar. Si no tenéis alguna de estas herramientas o varias de ellas, entonces os conviene solicitar los servicios de un cerrajero profesional.

Primero, visualizad el sentido de la apertura de la puerta, pues dependiendo de si abre hacia la derecha o la izquierda, deberéis comprar una cerradura u otra. En caso de que vuestra puerta no ha tenido una cerradura, entonces debéis seguir leyendo. Si ya tenía una previamente instalada, entonces los pasos siguientes os resultarán muy fáciles.

Si en caso de haber tenido una antes y si ambas son de las mismas medidas, vuestra instalación será sencilla. Si no habéis tenido una cerradura anterior, vuestra instalación será un poco más difícil. Os enseñamos a continuación los pasos a seguir:

El primer paso es marcar la zona de 1.05 cm de altura más o menos, con la finalidad de que quede la anivela a una altura adecuada. Luego, tendréis que usar la taladradora. Evitad pasaros, siempre debe usarse un tope, para lograr unos taladros perfectos. Comenzad a realizar los taladros necesarios para instalar vuestra cerradura.

Con el formón y la lima deberéis lograr una abertura perfecta en la puerta, para más tarde colocar la caja de la cerradura dentro de ella. Luego de haber realizado el agujero, proceded a meter la caja. La abertura debe ser perfecta, de lo contrario la misma no será bien instalada y debido a ello la puerta no podrá funcionar correctamente (abrir y cerrar perfectamente).

Debéis tener cuidado con los taladros, para no estropear la puerta. Vuestro siguiente paso será instalar el bombín. Para ello, necesitaréis de una corona dentada, para hacer el agujero. El agujero debe tener la medida perfecta y estar en ambos lados.

Para finalizar la instalación, es preciso que coloquéis una buena chapa de protección y más tarde los embellecedores. En caso de querer instalar vuestra cerradura en una puerta metálica, los pasos serán los mismos, aunque el proceso requiera de un poco más de tiempo debido a la realización de los agujeros.

Si os resulta complicado realizar los agujeros de la instalación, entonces os recomendamos solicitar los servicios de un cerrajero profesional. Es mejor invertir el dinero en una persona que sepa, para no estropear vuestra puerta, para luego tener que comprar otra y pedir a un cerrajero que la instale.